Saltar al contenido

Cómo usar los aceites esenciales

cómo usar los aceites esenciales

¿Qué son los aceites esenciales?

Lo primero que hemos de saber que el aceite esencial es el compuesto aromático de una planta o árbol.

Son las moléculas que tienen la ‘esencia’ o el ‘poder’ de esa planta. La parte más pura de ella. Es dónde se encuentran los ingredientes activos en una forma altamente concentrada.

Es dónde vamos a encontrar todas las propiedades que tienen en estado puro y obtener así sus múltiples beneficios.

Hay que remarcar que contra más puro, natural y sobre todo, ecológico sea el aceite, mejores beneficios obtendremos. Recomendamos encarecidamente el uso de aceites esenciales ecológicos y puros.

Cómo todo lo concentrado, por muchas propiedades que tenga y beneficios aporte, hay que utilizarlo con cuidado y siguiendo una serie de medidas y recomendaciones como veremos a continuación.

Igualmente el uso de aceites esenciales no debería ser una alternativa a la medicina.

que son los aceites esenciales

¿Cómo se utilizan los aceites esenciales?

Hay tres formas de obtener los beneficios de los  aceites esenciales. Siempre sabiendo que se está haciendo y los riesgos que pueden haber. Igualmente dependiendo de la manera que se utilicen, habría que ser diagnosticado por un médico o especialista.

Los aceites esenciales se pueden mezclar entre si, sin riesgo alguno y es la forma ideal de obtener los beneficios de más de un aceite en un mismo uso o para un mismo objetivo.

De forma aromática

Oliendo los aceites esenciales, estos impactan de forma emocional y directa. Este es el mundo de la aromaterapia.

La forma más recomendable y la única opción si se quieren aprovechar las propiedades del aceite es utilizarlo con un difusor ultrasónico ya que propaga el aroma por una amplia zona en frío.

Los quemadores con vela o eléctricos también distribuyen el aroma, pero queman el aceite al calentarlo y por tanto se pierden esas propiedades y no las obtendremos. Los aceites esenciales no deben calentarse, siempre hay que utilizarlos en frío.

También se pueden oler de forma directa, ya sea desde un paño, cuenco o en las manos. De esta forma habría que estar, al menos, un minuto oliendo directamente el aroma del aceite para que afecte al organismo de manera positiva.

Otra manera es en forma de saunas o baños de vapor. Siempre vigilando la dosis para no tener irritaciones oculares

aceites esenciales aromaterapia

De forma oral

Consumiéndolos de forma interna, ya sea en un vaso de agua, en un plato de comida o como ingrediente en un postre.

No todos los aceites esenciales son aptos para poderlos utilizar de forma oral. Y siempre que sean 100% puros, ya que si están mezclados con aceites sintéticos estaríamos consumiendo un producto no natural.

Por vía interna sólo recomendamos su uso si previamente así lo ha indicado un especialista o un médico.

De forma tópica

Utilizándolo sobre la piel.

Un aceite esencial aplicado sobre la piel o cabello, siempre que esta esté limpia y libre de cosméticos, se absorberá rápidamente. Esa es la diferencia entre un aceite esencial natural y un aceite sintético, este último no desaparecerá rápidamente atraído por la piel.

Los aceites esenciales han de aplicarse sobre la piel, SIEMPRE diluidos, nunca de forma directa, ya que al ser tan puros podrían irritar la piel.

¿Cómo utilizar diluidos los aceites esenciales en piel?

Diluidos en un aceite base

Es posiblemente la manera más conocida y utilizada de aplicarse un aceite esencial en la piel. Puede ser un aceite vegetal, por ejemplo aceite de coco, aceite de jojoba, aceite de argán, aceite de almendras o aceite de oliva, entre otros.

Simplemente añadir al aceite base o portador, unas gotas de aceite esencial, normalmente en una dilución del 1% o 2%, aunque la cantidad dependerá del aceite esencial en cuestión, del uso que se le quiera dar o la zona afecta.

Una vez mezclado con aceite vegetal podremos aplicarlo sobre la piel o el pelo sin ningún riesgo, siempre que la dilución sea la correcta. Así es como se utilizan los aceites de masajes que llevan aceites esenciales.

aceites esenciales para masajes

Diluidos en agua

Igual que en el caso anterior, añadiremos unas gotas de aceite esencial en agua. La mejor forma de aplicarlo es un paño o compresa y posteriormente masajear la zona a tratar. También se pueden añadir unas gotas en baños.

Diluidos en productos cosméticos

Los beneficios de los aceites esenciales también se pueden obtener a partir del uso de las cremas faciales, champús, jabones de manos, mascarillas para el pelo o cualquier producto de cosmética o belleza que utilicemos.

Simplemente habrá que añadir unas gotas del aceite y utilizar el producto de la forma habitual.

Por ejemplo, si añadimos una gota de aceite esencial de limón en un champú, a parte del exquisito y fresco aroma que nos aportará, obtendremos en el cabello sus propiedades bactericidas y antisépticas, entre otras. Nos proporcionará fuerza y brillo y evitará la caída del pelo.

En este caso las combinaciones de uso son infinitas.

Consejos y prevención de los aceites esenciales

Para un mejor uso y disfrute de los aceites, proponemos unos puntos y pautas.

  • Diluidos: Como hemos visto, es el punto más importante a tener en cuenta. Siempre usar unas gotas sobre un aceite vegetal u otro producto.
  • Embarazo: No es recomendable el uso de aceites esenciales durante el embarazo y lactancia. Igualmente tu médico será el encargado de ello.
  • Bebés: No es bueno utilizarlos en bebés o niños muy pequeños dado que son productos muy puros. Algún aceite esencial si es bueno para ellos en casos muy concretos, pero será el médico el que indique si es apropiado.
  • Ingeridos: No recomendamos el uso oral de un aceite esencial a no ser que sea prescrito por un médico o terapeuta.
  • Tolerancia: A pesar de que los aceites ecológicos y puros, como en el caso de Ecosmética, no llevan componentes causantes de reacciones alérgicas, es recomendable aplicar una gota en una zona sensible del cuerpo, como puede ser el antebrazo o detrás de las orejas, y esperar 12 horas para ver si aparece alguna reacción antes de un uso continuado.
  • Sol: No exponerse directamente al sol después de una aplicación con aceites esenciales, ya que algunos de ellos, como los cítricos, son fotosensibles y podrían dejar mancha en la piel.
  • Luz: Se deben guardar en envases oscurecidos, no transparentes, alejados del calor y de la luz ya que podrían estropearse. Igualmente un aceite esencial puede cambiar de color si se guarda de forma correcta sin perder las propiedades.