Saltar al contenido

El secreto para prevenir y eliminar las estrías que aparecen durante el embarazo de la forma más natural

prevenir y eliminar estrías embarazo

Las estrías en el embarazo aparecen en el abdomen y pecho principalmente, aunque también pueden darse en nalgas y zona lumbar debido a un estiramiento de la piel. Cuanto más se estira más posibilidad hay de que aparezcan estrías.

Más de un 75% de las mujeres embarazadas, en más o menos medida, tendrán alguna estría, por eso es imprescindible tomar las acciones preventivas adecuadas.

Las estrías se pueden prevenir y hacer que no aparezcan o minimizarlas si ya las tienes, en algunos casos conseguirás eliminarlas por completo, pero lo más normal es difuminarlas para que no se vean.

Los factores que más influyen en esta aparición pueden ser genéticos, cambios bruscos de aumento de peso y sobre todo, la escasa hidratación de la piel. Y en este último es dónde más podemos actuar para evitar las estrías en el embarazo.

Todas las cremas y productos cosméticos antiestrías que se venden en la actualidad se basan en hidratar la piel, pero ¿por qué no hidratar la piel de una manera 100% natural, libre de tóxicos y sin ningún riesgo para tu bebé?

El secreto antiestrías que las grandes marcas de cosmética no te contarán


Si te fijas, la totalidad de las cremas antiestrías de las grandes marcas se basan en un producto concreto como solución, ese secreto se llama aceite vegetal. Y eso no te lo contarán, porque el problema es que le añaden multitud de componentes químicos, fragancias y elementos que no son naturales ni sabemos lo que son.

¿Por qué no utilizar únicamente un aceite vegetal ecológico, puro y natural para eliminar las estrías y evitarlas antes de que aparezcan?

La mejor solución probada para acabar con las estrías en el embarazo

 

Los aceites vegetales son los mejores hidratadores en profundidad para la piel que se pueden utilizar, pero hay uno en concreto que funciona a la perfección, el aceite de rosa mosqueta.

Te ofrecemos un aceite de rosa mosqueta de máxima calidad que te será difícil de encontrar ya que se ha utilizado el método de extracción supercrítica de CO2. Este aceite es tan puro que utilizando muy pocas gotas será suficiente. Esto no lo tiene ningún otro aceite.

Es un aceite ecológico certificado, totalmente natural y puro, que no se ha diluido ni se le han añadido componentes químicos o tóxicos, ni ninguna fragancia sintética, así como tampoco colorantes ni conservantes. Es tal y como se extrae de la planta con un sistema que no daña y mantiene todas las propiedades del aceite para que aporten el máximo de beneficios a tu organismo. Y lo más importante, tu piel no absorberá ningún componente que no sea natural y que pueda perjudicar a tu bebé.

El aceite de rosa mosqueta no lleva aceites esenciales por lo que se puede utilizar en los primeros meses del embarazo, hidrata y tonifica la piel aportándole una elasticidad única.

Aplica una pequeña cantidad de aceite de rosa mosqueta en la zona a tratar, por ejemplo la barriga y los pechos, en forma de círculos hasta que se haya absorbido por completo, dos veces al día.

Puedes usarlo después de una ducha o baño que es cuando los poros se encuentran dilatados para absorber el aceite.

Utilízalo antes de quedarte embarazada y de que aparezcan las odiadas estrías, úsalo durante todo el embarazo e intensifica la hidratación en los últimos meses de gestación, que es cuando más se estira la piel. También dos o tres meses después del parto ya que pueden aparecer una vez ha nacido el bebé.

Con este método probado difícilmente te aparecerán las estrías. También tienes que moderar tu alimentación para no engordar en exceso y que la piel se estire en exceso y por supuesto beber mucho agua para hidratar.

Aceite de Rosa Mosqueta

Aceite de rosa mosqueta

Hidrata la piel de manera abundante

Y si quieres potenciar aún más el poder del aceite de rosa mosqueta, puedes mezclarlo con otros aceites vegetales muy hidratantes que funcionan fenomenal para las estrías. Utilizados a la vez, mezclando los aceites en una aplicación, o usando diferentes aceites para determinados momentos.

La manteca karité es el mejor hidratador de la piel que existe, aporta flexibilidad y elasticidad. Con gran cantidad de vitamina E y propiedades antioxidantes que favorecen la cicatrización y la circulación. La manteca es también un aceite puro y natural pero más denso, no es líquido, pero al contacto con tus manos y piel se disuelve de forma instantánea. Es el complemento ideal para la rosa mosqueta.

También es recomendable mezclar diferentes aceites vegetales hidratantes para que aporten unos beneficios a la piel diferentes en base a las propiedades de cada uno, no todos son iguales. Estos son los aceites más hidratantes y que puedes aplicar de forma conjunta con la rosa mosqueta y la manteca de karité.

El aceite de almendras dulces es perfecto para aplicarlo en el pezón, cuando se agrieta o con algún problema durante la lactancia. Es un aceite que tarda en absorberse, por eso la hidratación se mantiene más tiempo.

El aceite de argán tiene un efecto parecido a la rosa mosqueta.

El aceite de germen de trigo es ideal para pieles secas.

El aceite de jojoba es muy nutritivo y específico para pieles grasas.